arquitectura | residencial

Partimos de dos premisas: la arquitectura pertenece a un lugar y está definida por un entorno natural, una historia y una dinámica sociocultural; el mundo cada vez está más conectado y hay factores humanos que no responden a las fronteras evidentes. El equilibrio de estos dos extremos nos permite vivir en condiciones de habitabilidad óptimas, respetuosas del contexto.